• PPD México

Día Mundial de los Océanos: Cambios y amenazas

por Martha Beatriz Hernández Millán · Pescadores del Banco Chinchorro


Desde pequeña he tenido una gran admiración y respeto por el océano, ese inmenso azul que pareciera tener un inicio, pero no un final, uniéndose con el cielo. Al andar por estos rumbos, he comprendido que el océano y sus costas generan servicios y recursos para millones de personas, y que a pesar de su “inmensidad”, actualmente se encuentran amenazados por su sobreexplotación y malas prácticas producidas tierra adentro.


Vista aérea de la comunidad de Xcalak, Quintana Roo. Foto: PPD México


Por ello el 8 de junio se conmemora lo especial y valioso que es el Océano y las diferentes formas que habitan y dependen de ellos. Este 2021 con el lema: “Los Océanos: vida y medio de subsistencia”, nos recuerda el aprovechamiento sustentable y conservación del mismo. La costa y mar del Caribe Mexicano son la base para el desarrollo de diferentes actividades como el turismo o la pesca y en especial el sur del estado de Quintana Roo como Banco Chinchorro y Xcalak, comunidad de pescadores que obtienen del océano su fuente de alimento y recursos económicos tales como la pesca responsable de la langosta y caracol rosado, además de la protección del arrecife mediante el control del pez león.


Pescadores de Banco Chinchorro, Quintana Roo. Foto: PPD México


En el corto tiempo, el Océano ha experimentado grandes cambios producidos principalmente por el humano y cuyos efectos lo resentimos nosotros mismos como la afluencia masiva de sargazo, contaminación por plásticos, mortandad de especies de importancia comercial a consecuencia de cambios ambientales. Por tal motivo, la pesca artesanal ha tenido que adaptarse a las condiciones de abundancia y escasez por ello tres pescadores de tres cooperativas que, juntos suman más de 130 años de experiencia, nos platican los cambios que han observado en el océano y su trabajo:


Marcelo Loria Rosado, 65 años de edad, Coop. Langosteros del Caribe

El señor Marcelo nos platica orgullosamente, que lleva 57 años pescando, inició desde muy pequeño; “He observado cambios en el mar, un par de años atrás observé blanqueamiento en los corales, lo reporté porque me generó preocupación; también en una zona entre Cayo Norte y el Cozumel los pastos marinos se han reducido, esto podría afectar al caracol rosado y peces que se protegen de ellos. Hace muchos años cuando entraba a bucear podía contar más de 80 pepinos de mar con un peso aproximado de kilo y medio cada uno, ahora son raros de encontrar. En mi trabajo lo que ha cambiado es la pesca de escama, aunque tenemos Refugios Pesqueros no asegura del todo al recurso, la langosta va cambiando por temporadas, no siempre sacamos las mismas toneladas, el caracol rosado sí ha disminuido por la pesca excesiva. El océano nos da vida y trabajo, de eso vive mi familia, es una cadena que beneficia a muchos.”


José Guadalupe Cetina, 57 años de edad, Coop. Pescadores del Banco Chinchorro

Don Lupe Cetina, nos comenta con mucha experiencia que lleva 45 años realizando la pesca; “Veo a los arrecifes saludables, no veo una afectación, además los pescadores estamos conscientes de lo que les puede afectar, esto porque muchos investigadores nos han dado pláticas sobre las amenazas de los arrecifes, los malos tiempos son los que generan daños. Lo que puede afectar a los recursos pesqueros, el incremento de pescadores, no precisamente por nosotros los cooperativados. En cuanto a mi trabajo, no se ve tan afectado, la pesca de la langosta es por temporada, siempre varía, la escama igual es por temporada, debemos estar buscando las zonas para pescar, la pandemia vino afectar nuestro trabajo, afectando igual en los precios”.


Luciano Puc Peraza, 56 años, Coop. Andrés Quintana Roo

Don Lucio acostumbrado a la vida de pescador, ha pasado 35 años de su vida realizando esta interesante y peligrosa actividad; “La llegada de mucho sargazo es el cambio que he notado, antes no había tanto, la muerte de algunos corales y actualmente he visto que hay vaciante, las personas mayores lo relacionan con la llegada de mucha lluvia, aunque las temporadas ya han cambiado mucho. En el trabajo, por el momento estamos realizando la temporada de escama, los primeros meses nos fue bien (semana santa), el recurso ya disminuyó, creo porque hay muchas lanchas pescando. La temporada de langosta estuvo más o menos, la pandemia nos afectó el año pasado, esta temporada espero nos vaya bien, he observado que empieza a llegar langosta”.


Sin duda alguna, nos tomaría varias líneas escribir los beneficios que los océanos y mares nos brindan. ¿Nosotros de qué manera ayudamos? A pesar de los cambios que han surgido en el mar, sigue siendo noble porque nos brinda día con día recursos y beneficios. Hasta la fecha con la firme convicción y aprecio al océano, me siento afortunada de aportar mi granito de arena en su conservación a través de inculcar ese mismo amor a mi hija, amigos y personas que la vida ha puesto en mi camino. Agradezco que por medio del proyecto “Fortalecimiento comunitario para el control y monitoreo del pez león” en colaboración con el Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) y las tres cooperativas pesqueras; Andrés Quintana Roo, Langosteros del Caribe y Pescadores del Banco Chinchorro, se ha logrado maximizar el respeto y responsabilidad hacia nuestro gran y magnífico “AMIGO AZUL”.


Fotos de los pescadores: Mateo Sabido Itzá



CONTACTO

Proyecto pez león en el Caribe Mexicano


106 vistas

Entradas Recientes

Ver todo