• PPD México

Día Nacional del Maíz: Preservando nuestras semillas nativas

por Wilbert Antonio Cauich Camaal


Septiembre es de México ¡así como el maíz de los mexicanos! Hoy conmemoramos el día del sagrado maíz que nos alimenta y nos desborda de identidad. Nos colma de orgullo saber que en cada grano del maíz están escritas las miles de historias de nuestra tierra, de nuestra espiritualidad y de las culturas, mismas que luchamos por prevalecer en nuestra actualidad ante los desafíos diversos del mundo.

En México se cultiva y produce alrededor de 64 variedades de maíz. Un dato fascinante: 59 de ellas son nativas de México y se encuentran cultivadas en nuestros pueblos originarios, donde nos encargamos de cuidarlos, protegerlos y reproducirlos. A lo largo de territorio podemos encontrar cultivos de maíz , desde el maíz que se siembra en el estado de Baja California Sur, hasta las variedades que se encuentran reproducidas en la Península de Yucatán.



Campeche es el principal Estado del sureste de México en cuanto a volúmenes de producción. Eso se debe a las ricas características que posee el suelo, que lo hacen apto para la producción de este importante cereal. Las mismas características han llevado a este estado a enfrentar problemas ambientales como la deforestación de las selvas para el cambio de uso de suelo para el cultivo del maíz, que en su mayoría son semillas mejoradas (híbridos) e inclusive genéticamente modificadas (transgénicos).



Esto ha traído un grave problema de desplazamiento de las semillas nativas de las diferentes regiones del Estado, que por miles de años se han cultivado en las comunidades. Inclusive en algunas se han perdido por completo el uso de semillas nativas. En cambio se ha preferido optar por usar las semillas de laboratorio, debido al convencimiento de las empresas que el rendimiento es mayor, pero sin resaltar la gran inversión económica que este modelo conlleva ni la importancia de las plantas asociadas como el frijol y la calabaza.

La lucha por la subsistencia de las semillas nativas.

Los mayas de Campeche, en especial los del municipio de Hopelchén, luchan por preservar las semillas nativas de maíz que sus abuelos les heredaron y se enfrentan a un modelo agroindustrial poderoso, que les ofrece un paquete agrícola tecnológico, donde viene incluido las semillas modificadas. Productores de milpas tradicionales describen estos granos sin identidad y sin “corazón”. Estos traen cambios radicales en la forma de trabajo de la milpa, el uso de nuevas herramientas costosas, el uso de fertilizantes químicos y agro tóxicos que amenazan la salud de los seres vivos que entran en su contacto.

Presentamos algunas de las personas que con ayuda de la organización Muuch Kambal A.C y el apoyo del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD México) para implementar proyectos de recuperación de maíces nativos, realizan esfuerzos colosales para que las personas de las comunidades del municipio de Hopelchén, Campeche, retomen las prácticas tradicionales de la milpa y el uso de las semillas de maíces nativos:


En la comunidad de El poste encontramos a Ermilo Javier Cauich Ake, que con sus 45 años de edad cultiva la variedad de maíz Naal Xoy en color amarillo.

“Es el trabajo que nos enseñaron nuestros padres, estas semillas son muy resistentes al tiempo (climas adversos), no se pican rápido. Si le tenemos cariño a las semillas nadie se va quedar sin semillas de maíz. No pienso perderlo, pienso seguir guardándolo”

Las y los campesinos se caracterizan por compartir sus semillas entre las personas conocidas de la comunidad, y así ayudan a nutrir las variedades de semillas de la región y evitar la extinción de las mismas.


En el ejido de Xkalot Akal, la familia del señor Filiberto May Dzul resguarda en su milpa la variedad de maíz Xmejen Naal de color amarillo. Lo realiza de forma manual con prácticas que se transmiten desde generaciones anteriores y con técnicas orgánicas que aprende del asesoramiento de los técnicos de la organización Muuch Kambal A.C.

Por su parte los hermanos Huchín Cauich de la comunidad de Bolonchén adaptaron la semilla de maíz híbrida Novasem a la región de Los Chenes, hoy esa semilla sigue cultivando de la misma técnica que se realizan los maíces nativos, con técnicas orgánicas y selección de semillas como se realizaban en la antigüedad. De igual forma se caracterizan por cultivar diferentes variedades de maíces nativos en sus milpas de la región. Este año sembró algunos granos de la variedad de semilla pinto, llamado en lengua maya pix cristo.

A la izquierda Helidoro Huchín Cauich y a la derecha Gustavo Huchín Cauich, posando con semillas seleccionadas, listas para sembrar. Control biológico, con trampas de feromonas para gusano cogollero.

Don Juan Manuel Dzib Ceh de la comunidad de Katab, cuida, siembra y produce diferentes variedades de maíces nativos, la variedad favorita de don Juan es el Naal Xoy blanco que cultiva a un kilómetro de la comunidad. Nos comparte que está contento con el rendimiento de las semillas nativas, las cuales ya están disponibles para intercambiar y compartir.



En las milpas de la comunidad de Huechil se encuentra Francisco Javier Noh con vastos conocimientos de las tradiciones y prácticas de la milpa. Es el líder de su pueblo y un claro ejemplo de años de resistencia en los cultivos de maíz. Continua con el manejo de la semilla nativa del Naal Xoy amarillo y desea compartir con sus generaciones futuras todo el conocimiento que posee.



Cada una de estas historias constituyen una ejemplo de lucha y resistencias por la preservación de los maíces nativos de la región. Es importante fomentar la reflexión y seguimiento de los conocimientos de las prácticas del manejo de la milpa ancestral. Es importante conocer las historias de nuestras semillas originarias, tener ese vínculo con nuestro territorio y negar la imposición de nuevas semillas modificadas.

CONTACTO

Muuch Kambal

102 visualizaciones