• PPD México

El banco de miel en la región biocultural del Puuc para la resiliencia ante el cambio climático


La reserva biocultural del Puuc al amanecer, desde el punto de vista de un polinizador.


El cambio climático afecta gravemente los medios de vida de las comunidades de la reserva biocultural del Puuc, en el sur de Yucatán, entre ellas, la apicultura y la meliponicultura. Las sequías provocan poca floración y el alimento para las abejas se vuelve escaso, las lluvias torrenciales inundan los apiarios, y las intensas tormentas y huracanes dañan la infraestructura de esta actividad productiva. La recuperación ante estos daños es paulatina y los recursos externos son escasos para invertir en una verdadera recuperación. Por lo tanto, las apicultoras y apicultores de la región han decidido tomar medidas para ser más resilientes, es decir, estar mejor preparados para enfrentar, adaptarse y recuperarse más rápidamente de los efectos inevitables del cambio climático.


En el marco del proyecto “Redes de apoyo comunitario para la recuperación apícola en la Región Biocultural del Puuc”, financiado por el Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) y coordinado por la Asociación Regional de Agrosilvicultores del Sur de Yucatán Nukuch K’áax A.C. y la Junta Intermunicipal Biocultural del Puuc (JIBIOPUUC), el 27 de octubre se desarrolló el evento “Intercambio de experiencias entre productores y productoras apícolas y meliponicultores”, en el Meliponario Santa Elena “Tuumben Xunan Kab”, en el municipio de Santa Elena, Yucatán. Asistieron más de 80 mujeres y hombres de los municipios de Muna, Oxkutzcab, Santa Elena, Tekax, Ticul, Tzucacab, Yaxcaba y Peto.

Taller para definir las reglas de gobernanza del banco de la miel


El evento tuvo el objetivo de ser un espacio de intercambio de experiencias en cuanto a vivencias, casos de éxito, propuestas de innovación, conocimientos adquiridos e interrogantes que aporten alternativas de soluciones a problemáticas de la actividad productiva. El intercambio de experiencias se dio por medio de mesas de trabajo, donde mujeres, hombres y sobre todo, jóvenes, conversaron sobre varios temas como los impactos del cambio climático en su actividad y las medidas que han tomado para hacer frente a sus impactos.


El resultado principal del intercambio fue que se tomaron los primeros acuerdos para la creación del banco de miel en la región, el cual será un mecanismo de resiliencia local ante los efectos del cambio climático. Se propusieron lugares para su instalación, las posibles estrategias para su funcionamiento y sobre todo, se promovió la apropiación de esta idea por parte de las y los participantes.


Carmen Ku, meliponicultura de la región del Puuc e integrante de la Cooperativa Lool Bee, comentó que el banco de miel “sería de mucha ayuda, ya que tendríamos asegurado alimento de calidad para nuestras colmenas en tiempos de escases o en temporadas de lluvias. A veces nosotros compramos pero no es garantía de calidad o buenas prácticas del productor porque hay productores que se reúsan a cambiar o mejorar en sus manejos de producción, en cambio con la miel [del banco], sería una red de productores que garantizan el manejo. Con el banco se vigilaría.”


Durante el intercambio se destacó que será necesario estar muy organizados/as y que el banco deberá manejarse con mucha transparencia para su buen funcionamiento. También, que deberá ubicarse en un lugar intermedio donde represente el menor gasto posible de traslado para las

productoras y los productores. Además de la miel, se propone almacenar cera, otro insumo que llega a escasear en temporadas con condiciones climáticas extremas.


Se espera que el banco de miel esté operando a finales de este año y pueda ser utilizado en la siguiente temporada de secas y de huracanes.


La meliponicultura es una de las actividades que se considera para el banco de la miel


La iniciativa de resiliencia comunitaria está siendo apoyada por el Programa de Pequeñas Donaciones del PNUD gracias a fondos de la fundación W.K. Kellogg.

52 visualizaciones