• PPD México

Lo que callamos los humedales. Día Mundial de los Humedales.

Lo que callamos los humedales. Día Mundial de los Humedales.

por Martha Beatriz Hernández Millán · Cooperativa de Turismo Alternativo Yaalcab-Há S.C. de R.L. de C.V.


Diálogo entre tres mangles. Mangle rojo (Rhizophora mangle), Mangle negro (Avicennia germinans) y Mangle blanco (Laguncularia racemosa).


-¡Hola Avicennia! ¿Cómo estás?


-¡Hola Rhizophora! Estoy bien, estoy muy contenta de formar parte de la Reserva Estatal Santuario del Manatí Bahía de Chetumal, pero…


-¿Pero qué Avicennia? ¿Qué te pasa? Últimamente te he visto muy triste…


-Bueno, sólo porque me lo pides te lo voy a platicar, Rhizophora…


-Yo conozco a una Avicennia feliz, que le gusta mover sus ramas y hojas de un lado a otro con el soplar del viento y bailar con el trinar de las aves. ¡Ya cuéntame!


-Ay amiguis… fíjate que últimamente he observado que en la orilla de nuestro Santuario hay muchos envases, bolsas y plásticos tirados, incluso he llegado a ver como han desaparecido otros amigos.



-No puede ser Avicennia ¿Por qué está pasando eso?


-Fíjate Rhizophora, son muchos los factores que nos amenazan, van desde fenómenos naturales y por el ser humano, estos últimos son cada día más frecuentes, vemos en diferentes lugares la tala desmedida, cambio de uso de suelo, contaminación por residuos inorgánicos, entre otros.


-Basta Avicennia, basta. Ya no sigas, por favor. Es preocupante lo que dices, que yo también ya estoy triste. Debemos buscar una solución para frenar todas las malas prácticas del ser humano y salvar a nuestros hermanos mangles ¿Te has preguntado qué harían las personas y otros seres vivos sin nosotros? Ya que somos humedales de gran importancia, albergamos una gran cantidad de peces y crustáceos en sus primeras etapas de vida, además ayudamos a los humanos protegiéndolos de los fuertes vientos producidos por las tormentas, evitamos la erosión del suelo, somos buenos biofiltros… en fin, somos parte importante en el Santuario.


-Lo sé, Rhizophora. Debemos unirnos para buscar una solución, vamos a echarle un grito a Laguncularia para platicarle lo que está pasando.


-¡Hola, Laguncularia! ¿Cómo estás?


-¡Hola, Rhizophora y Avicennia! Estoy bien, disfrutando del día soleado, del viento que sacude mis ramas hermosas, ¡ayyy que hermoso es nuestro Santuario! ¿No lo creen?


-Claro que es hermoso nuestro Santuario, pero no debes estar tan tranquila, Laguncularia. Avicennia me contó todo lo que ha observado que ha estado pasando y me sorprende que tú estés muy serena, ¿acaso no has notado cambios negativos?



-Claro que sí hay afectaciones, Rhizophora y Avicennia, pero también se realizan buenas acciones… ¿qué no han oído de eso?


-¿Buenas acciones Laguncularia? No, no hemos oído nada de eso. Platícanos…


-Pongan cómodas sus ramas, ahí les va… he oído que, en Sisal, Yucatán hay un grupo de mujeres llamadas “Amigas del manglar” que preocupadas por lo que nos está sucediendo, decidieron ocuparse en la reforestación de tres especies de mangle: Mangle rojo (Rhizophora mangle), Mangle negro (Avicennia germinans) y Mangle blanco (Laguncularia racemosa).


- Ja, ja, ja, ja, ja


- ¿Qué tiene de gracioso lo que estoy platicando, Rhizophora?


-Te pasas, Laguncularia. Sisal está muy lejos, pensé que esas acciones se realizaban en

nuestro Santuario.


-Por favor, Rhizophora, no interrumpas, que aún no termino. Si, se que está muy lejos, pero es una buena acción para nuestros amigos, además les estoy contando las buenas cosas que se hacen. Ahí les va la buena noticia, en nuestro Santuario, hay grupos de personas que también cuidan de la naturaleza, ¡también estamos incluidos, qué felicidad!


-¿Qué acabas de decir? ¿qué hay un grupo de personas buenas que se preocupan por

nosotros?


-Así es Rhizophora y Avicennia. Hay grupos que se encargan de hacer buenas acciones, por ejemplo, la cooperativa turística Yaalcab-Há, los guardianes comunitarios de Úrsulo Galván, Calderas Barlovento y el ejido de Laguna Guerrero que con apoyo del IBANQROO, PPA, realizan limpieza en las orillas del Santuario, igual los he visto que realizan recorridos de vigilancia marina, son aliados que se preocupan por nosotros.


Integrantes de la cooperativa turística Yaalcab-Há. Fotos por Martha Beatriz Hernández Millán


-Y eso no es todo, el otro día una tortolita que se posó en mis ramas, me platicó que había visto al grupo de guardianes comunitarios haciendo recorridos de vigilancia en la selva y colocando unas cámaras para tomar fotos a nuestros amigos de la fauna, ya saben paparazzi.


-Genial, Laguncularia. Nos hemos quedado atónitas al escucharte, nos da mucha emoción saber que hay buenas personas que hacen algo para nuestra conservación y del Santuario.


-Así es amiguis, hay buenas personas. Además, me da mucho gusto que pueden continuar con las acciones que realizan, por ahí me enteré que la cooperativa Yaalcab-Há está siendo apoyada por el Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) para que continúen y fortalezcan las acciones que vienen realizando. Y ese apoyo nace en el contexto de la pandemia de COVID 19, la cual posiblemente se originó justamente por la degradación ambiental. Así que para evitar la siguiente pandemia, es super útil frenar la deforestación en ecosistemas megadiversos, como el nuestro.


-¿Qué esperamos amiguis? Debemos correr la voz para que más personas se sumen a hacer buenas acciones. Para la próxima vez que vengan los amigos de Yaalcab-Há, Guardianes Comunitarios e IBANQROO vamos a posar para las fotos como agradecimiento.


CONTACTO

Martha Beatriz Hernández Millán

hemmbeatriz@gmail.com


237 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo