• PPD México

Perspectiva de género en proyectos apoyados por el PPD

Encuentros de Intercambios de Experiencias “Transversalización de la perspectiva de género en proyectos PPD”


por Jimena Rodríguez · CASDE A. C.


​​Como parte del cierre del proyecto “Transversalización de la perspectiva de género en proyectos del PPD” CASDE A.C. organizó dos Encuentros de intercambios de experiencias, con el objetivo de abrir espacios para que las y los participantes reflexionaran conjuntamente en torno a cómo habían sido sus experiencias, aprendizajes, avances y retos en los caminos hacia la equidad de género de sus organizaciones y comunidades.


En cada encuentro, se organizaron dos paneles a los que se invitó a integrantes de las organizaciones aliadas de PPD en la Península de Yucatán, para que compartieran sus puntos de vista sobre varios temas que eran de interés general para todas y todos los participantes:

- Los retos que implicó el COVID-19, el confinamiento y los desastres naturales del 2020 en la desigualdad y la equidad de género para las organizaciones.

- La importancia de la perspectiva de género en sus proyectos, los avances y retos que enfrentaron.

- Espacios de desigualdad y de equidad de género en las organizaciones.

- Participación equitativa de hombres y mujeres en las organizaciones.


El 2020 no fue sólo un año en el que tuvimos que enfrentar y adaptarnos a vivir en medio de una pandemia de dimensiones nunca antes vistas. Para los y las integrantes de las organizaciones aliadas del PPD en la Península también fue un año de huracanes, tormentas tropicales e inundaciones que afectaron directamente su trabajo, sus medios de vida e ingresos. Así, no fue sólo el miedo al COVID, el prevenir y/o transitar por la enfermedad, o vivir el duelo por los fallecimientos de familiares y conocidos, sino que muchas las actividades de las organizaciones se detuvieron y sus ingresos disminuyeron considerablemente. Como es en la mayoría de los casos, son las mujeres las que viven en mayor medida las consecuencias de las problemáticas sociales pues su situación de vulnerabilidad incrementa, a la par que las labores domésticas, de cuidado y administración de la economía familiar en tiempos tan difíciles.

Curiosamente, este también fue el escenario que nos permitió ver con claridad y reconocer la importancia del trabajo de las mujeres en el hogar, en las organizaciones y en sus comunidades. Para salir adelante, fue necesaria la unión y colaboración familiar, y las alianzas entre organizaciones. La pandemia nos obligó a detenernos, buscar nuevas formas de conectarnos, y por suerte permitió que las mujeres se involucraran más en planes de formación como el proceso de capacitación con perspectiva de género que impulsó PPD y CASDE. Los y las asistentes al panel hablaron de que poco a poco se va reconociendo el valor de la participación de las mujeres y la importancia de la equidad de género en el trabajo colectivo.

El acompañamiento con perspectiva de género se convirtió en un espacio para reflexionar juntas y juntos sobre la necesidad de una vida igualitaria y sobre las posibilidades de implementar estrategias de participación más equitativa entre hombres y mujeres. Esta mirada con lentes de género permitió ampliar la visión y entender que se trata de un tema que nos afecta a todos.


Sin embargo, se consideró que hace falta seguir trabajando y darle continuidad a estas reflexiones para aplicarlas en la vida diaria, y así tratar de romper con los roles y mandatos que nos han enseñado a hombres y a mujeres, y que nos afectan tanto al interior del hogar como en nuestro trabajo. El cambio no es sólo personal, sino que se construye colectivamente.

Como parte de los objetivos que se abordaron a lo largo del proyecto estuvo la identificación de cuáles son los espacios del entorno cotidiano donde se reproduce la desigualdad entre hombres y mujeres, y la reflexión sobre cómo pueden tornarse en espacios para la equidad. Estos espacios pasan por el cuerpo entendido como territorio, por la familia y la comunidad, y, por supuesto, la organización. En todos ellos hay prejuicios, mandatos y limitaciones que afectan de forma diferente a hombres y mujeres, afectando en mayor medida a las segundas. En el caso de las organizaciones en particular, se identificó que la opinión de los hombres se valora más y que las mujeres no inciden en la toma de decisiones. Esto genera en ellas miedo, desconfianza y desmotivación para participar.

Ahora bien, de entre todos estos espacios cotidianos, la familia se considera el ámbito en el que es más sencillo o posible trabajar por la equidad de género, por medio de romper con los estereotipos, reasignar y distribuir los roles en el hogar, y también gracias a que las nuevas generaciones de jóvenes nos inspiran y empujan a cuestionarnos y transformarnos. El reto de la transversalización de la perspectiva de género es que los cambios se comiencen a desarrollar en cualquiera de estos espacios y lleguen paulatinamente, pero sin pausa a los demás espacios que habitamos mujeres, hombres, jóvenes, niños y niñas.

Una de las reflexiones más importantes a lo largo del proyecto fue ¿Por qué los hombres y las mujeres no participamos de la misma forma dentro de nuestras organizaciones y comunidades? Las ideas compartidas en el panel nos dan varias pistas para entender esto. Una de las más importantes es la sobrecarga del trabajo doméstico y de cuidado que recae en las mujeres, que muchas veces no se reconoce y no se visibiliza como un obstáculo para participar plenamente en otros espacios. Otras razones fueron: las normativas que limitan sus derechos como actoras en sus comunidades; la falta de inclusión paritaria en las actividades de la organización; así como la baja autoestima o seguridad de las mujeres para expresarse, consecuencia de muchos años de callar sus voces.

Por último, se habló de las cosas que se están haciendo para fortalecer la participación de las mujeres en sus organizaciones. Entre ellas se mencionó: incluir e invitar a las mujeres; abrir espacios para la formación, capacitación y el desarrollo personal; fomentar y practicar nuevas habilidades; fortalecer la autoestima y el liderazgo; formar a las nuevas generaciones en valores de equidad; y sensibilizar a los hombres sobre la desigualdad de género y sus roles en la transformación de la sociedad hacia una más equitativa para todas, todos y todes.

Celebramos que los caminos hacia la equidad de género se abran y diversifiquen, a diferentes pasos y ritmos, que tomen diversas formas, pero que siempre los caminen hombres, mujeres, jóvenes, niños y niñas, y que pese a las dificultades, nos encontremos en este andar hacia una sociedad que nos brinde a todos y todas las oportunidades de vivir con la misma dignidad.

Agradecemos profundamente a las y los panelistas de los Encuentros de Intercambios de Experiencias por compartir sus experiencias, ideas y sueños, así como a todas y todos los asistentes por construir colectivamente el camino hacia la equidad de género.


Panelistas:

- Miguel Mateo Sabido Itzá y Martha Beatríz Hernández Millán - Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera, Pescadores del Banco del Chinchorro, S.C

- Jessi Noh González y Alejandro Huchin Chan - Red de Ejidos Productores de Servicios Ambientales Ya ax Sot’ Ot’ Yook’ol Kaab, A.C. (Repseram)

- Hannia Ayerim Tec Tuyub y Wendy Abigail Baas Chuc - Túumben Kooben S.C de R.L de C.V

- Claribel Gómez Díaz - Juventud, Género y Prácticas Ambientales AC

- Cristina Muñoz Cano - Las Palmas Grupo Dos Mil S.P.R. de R.L.

- Jaqueline Hernández Sánchez- SCPP Por la Justicia Social S.C. DE R.L.


Videos:

Encuentro 1

https://www.youtube.com/watch?v=d2oVhB3Jqxs


Encuentro 2

https://www.youtube.com/watch?v=k0FEfjUulzk


Descarga todos los materiales


1°Conversación Español ¿Por qué es importante hablar de desigualdad de género?


Descarga en pdf

Leer en issuu


CONTACTO

genero.casde.ppd@gmail.com











12 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Boletín #6