• PPD México

Escuelas de campo agroecológicas para mujeres mayas de Yucatán como oportunidad de desarrollo

por Wilbert Camaal Cauich (Muuch Kambal A. C.) y Abraham Puebla Castro (Alianza Peninsular para el Turismo Comunitario)

150 mujeres mayas de comunidades de Yucatán dieron vida al proyecto “Escuelas de Campo Agroecológicas” que se impulsó desde la Fundación Ko’ox Taani con el financiamiento del Programa de Pequeñas Donaciones del FMAM y con donantes privados.

Las “Escuelas de Campo Agroecológicas” son una iniciativa para el desarrollo comunitario y la inclusión social, dirigido a grupos de mujeres mayas de los municipios de Yaxcabá, Mayapán, Tixmehuac y Cantamayec, en la zona centro sur del estado de Yucatán. Estas zonas se caracterizan por estar rodeadas por magníficos cenotes naturales y zonas arqueológicas.


Grupo de mujeres que son parte de las escuelas de campo. Foto: Fundación Ko’ox Taani

La Fundación busca la conformación de escuelas de aprendizajes en técnicas de producción de alimentos saludables en solares y milpas de las familias, ya que estos cultivos son amigables con el medio ambiente y ayudan a reducir los niveles de la pobreza extrema. En estas escuelas se desarrollan temas como el ahorro en grupo, la suficiencia alimentaria, el desarrollo humano y la creación de micronegocios, con la finalidad de brindar herramientas que permitan a las mujeres organizarse para mejorar sus estilos de vida.

En palabras de uno de sus representantes legales, Xavier Antonio Abreu Sierra, encargado de la concesión de fondos de la organización:


“Trabajamos con mujeres mayoritariamente y con hombres con alguna discapacidad. Nuestra misión es sacarlos de la extrema pobreza mediante un esquema de graduación en un periodo de 30 meses”.

Ko’ox Taani significa “Vamos adelante” en lengua maya

Fue el año del 2015 cuando nació la Fundación Ko’ox Taani, con intenciones de impulsar procesos sociales autogestivos, para contribuir a elevar la calidad de vida de las familias en situación de pobreza extrema de las regiones indígenas del estado de Yucatán. Ko’ox Tani surge como una inquietud de un grupo de empresarios jóvenes que se vincularon con la Fundación Trickle Up, que tiene presencia en África, India y Centroamérica. Actualmente, se rige por una metodología de 4 ejes: El ahorro en grupo, la suficiencia alimentaria, el desarrollo humano y la creación de micro negocios.



Las actividades de la fundación tienen presencia en Valladolid, Peto, Mayapán, Cantamayec, Tixmehuac, Yaxcaba, Chichimilá, Uayma, Timul y Tahdziú. Favorece a 1,200 personas conformadas en 250 grupos de trabajo, en su mayoría con personas mayores de 18 años y adultos menores de 60 años.

Escuelas de Campo Agroecológicas: Una enseñanza de campesino a campesino

Con una propuesta de duración de 2 años, las escuelas iniciaron operaciones en el 2018 a partir de la necesidad de desarrollar una estrategia con mujeres en situación de pobreza extrema con enfoque de graduación. Su objetivo es contribuir a que puedan dar pasos fuera de la escasez de recursos, donde la principal óptica del proyecto es la seguridad alimentaria.

Las mujeres se capacitan en temas de producción de alimentos sanos de autoconsumo en los solares y milpas, así como en temas de ahorro y créditos comunitarios autogestivos. Distribuidas en 7 escuelas de trabajo en las comunidades donde existe presencia de la organización, estas son: Chicán del municipio de Tixméhuac, en la cabecera del municipio de Mayapán, en varias comunidades de Yaxcabá incluida la cabecera y en Tahdziú. En estas comunidades, las mujeres con la ayuda de los técnicos participan en intercambios de conocimientos donde transmiten sus diálogos de saberes en torno a la producción agroecológica con varios tipos de semillas nativas de la región. También, aprenden los calendarios de siembra, sobre el manejo agroecológico de plagas y otras técnicas amigables con el medio ambiente. Estos espacios permiten la mezcla de saberes de agronomía y agroecología con saberes milperos ancestrales de las mujeres mayas de las comunidades.


La biodiversidad fue una de las bases sólidas a trabajar en este proyecto regional de Yucatán. Gracias a las capacitaciones del PPD en estos temas, las y los integrantes de Ko’ox Taani lograron transmitir esos conocimientos a las mujeres participantes y lograr un paisaje biodiverso con 12 variedades de alimentos de origen vegetal entre las que encontramos semillas de milpa, hortalizas y árboles frutales.

Vanessa Gamboa González asesoró el proyecto y nos platica del éxito que tuvieron gracias a que optaron por las semillas nativas de la región, mismas que fueron adquiridas al reconocido colectivo Guardianes de las semillas, expertos en el tema, que brindaron información a las productoras mayas sobre las técnicas de cómo extraer sus propias semillas, resguardarlas y conservarlas.

Este proyecto marcó el rumbo de la organización a la que pertenece Gamboa González, debido al proceso de conocimiento que aportaron las comunidades, lo cual contribuyó a la metodología que actualmente emplean en otros proyectos de la organización.

El alcance del proyecto hacia la fundación fue tal que, actualmente, se convirtió en el sello de las estrategias de trabajo de la organización. De igual manera, se reflejó en las comunidades donde se realizó el proyecto, pues esas mismas personas que participaron continúan reuniéndose para ahorrar, procuran producir en sus solares, y siguen adquiriendo capacidades, conocimientos y habilidades, que les permiten enfrentar la pandemia y tener una forma de subsistencia durante la crisis. Asimismo, la fundación ha promovido vínculos con otras organizaciones para el trabajo de recuperación ante situaciones climáticas adversas, como las lluvias de la tormenta tropical Cristóbal y otras tormentas a lo largo del 2020 y a la fecha.

En la actualidad hay una línea de seguimiento a este proyecto, pues se fusionó con proyectos de recuperación de sistemas productivos de traspatio y de milpa, en donde en las escuelas se presentan temas nuevos como el caso de la resiliencia climática. De igual manera, se han aperturado nuevas escuelas de campo agroecológicas en otras comunidades.

“A raíz de este trabajo con el PPD, me dí cuenta de la importancia de la biodiversidad en el desarrollo del paisaje, y más aún, dentro de las estrategias de seguridad alimentaria para familias en situación de vulnerabilidad. Este enfoque me marcó mucho”, nos comenta Vanessa.


Con los trabajos realizados en el proyecto, la organización se llena de orgullo por contar con una eficiencia del 73% de personas que son autogestivas. El sueño de la organización Koóx Taani es completar que el 100% de las personas con las que trabaja logren salir adelante.


Descargar en pdf

Leer en issuu


CONTACTO


Fundación Ko’ox Tani

fundacionkt.org


80 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Boletín #7